Redentore

El Redentor es una de las festividades que los venecianos sienten con mayor fervor, en la cual convive también el aspecto turístico, gracias al fantasmagórico espectáculo pirotécnico nocturno que atrae a miles de visitantes. Cae el tercer domingo del mes de julio, día en que tienen lugar las santas misas, la función solemne presidida por el Patriarca y la procesión religiosa. Pero el momento crucial es ciertamente la noche del sábado: en el inimitable escenario de la Cuenca de San Marcos, juegos de luces y de reflejos trazan un caleidoscopio de colores que se recortan detrás de los pináculos, las cúpulas y los campanarios de la ciudad.